Bussiness Education
  
 

Estrategia Ética y RSETalentoInnovación Liderazgo Marketing Social Media                                    CONTÁCTENOS   

Está aquí: InicioTalentoLos robots no avanzan tan rápido como todos imaginan

Los robots no avanzan tan rápido como todos imaginan

Una peculiaridad acerca de las "pandillas" de obreros robot que supuestamente están a punto de quitarnos nuestros empleos, dejando a la humanidad para que vea televisión durante el día y sobreviva gracias a una renta básica universal, es que las personas que crean los robots para ganarse la vida tienden a desacreditar esta visión del futuro.

 

1-NEWSLETTER-WHALECOM-01-08-2016
Junji Tsuda debiera estar al tanto
. Su compañía, Yaskawa Electric, vende el equivalente a u$s 3000 millones en robots a las fábricas de automóviles anualmente. "El cerebro del robot se está desarrollando increíblemente rápido. El mayor problema son las manos que hacen el trabajo", dijo el año pasado. "No van a desarrollarse en una curva exponencial, como las computadoras. Va a ser un crecimiento lineal y constante".

Estos sueños androides reflejan una equivocada creencia de que la "tecnología" avanza rápidamente y, por lo tanto, todos y cada uno de los problemas tecnológicos se solucionarán en un lapso de tiempo razonable. Los robots existen; la tecnología se está desarrollando rápidamente; por lo tanto, los robots pronto se apoderarán del mundo.

Esta lógica está equivocada. De hecho, diferentes tecnologías avanzan a diferentes velocidades y por diferentes razones, vinculadas a la realidad física de la forma en que trabajan. Malentender esto conduce a una mala política económica, a inversiones insensatas y, no menos importante, a la complacencia acerca de cómo lidiar con el cambio climático, destaca Robin Harding en un artículo en el Financial Times.

Los verdaderos avances -momentos maravillosos como el descubrimiento del grafeno en 2004- son imposibles de predecir. Pero el avance de las tecnologías existentes puede proceder de una manera lo suficientemente constante como para ocasionar la creación de "leyes". La ley de Moore es la más famosa: el número de transistores en un chip de computadora, y por lo tanto el poder de computación, se duplica cada dos años. También existen reglas similares que se aplican a otras tecnologías.

Tomemos las baterías como un ejemplo de cómo el ritmo del progreso puede variar. La energía almacenada por gramo de batería ha estado mejorando en un promedio del 4% anual desde hace más de un siglo. Por el contrario, el número de transistores por chip de computadora ha aumentado en un 38% al año durante aproximadamente los últimos cuarenta años, de acuerdo con la ley de Moore.

El científico de gestión Jeffrey Funk establece algunos mecanismos subyacentes de estos avances. Ciertas tecnologías dependen del desarrollo de nuevos materiales; algunas en constantemente aumentar el tamaño de un dispositivo; y otras en constantemente reducir el tamaño de un dispositivo. En cada caso existen implicaciones marcadamente diferentes que influirán en cuán rápido avanzará la tecnología.

Las baterías pertenecen a la primera clase. Las baterías tienen una apariencia muy similar a la que tenían hace un siglo, pero el material utilizado ha cambiado, poco a poco, del plomo al níquel y al litio. Ésta es una razón para cuestionar el futuro de los vehículos eléctricos y mantener abierta la posibilidad de desarrollar pilas de combustible en su lugar.

Los robots son sistemas en lugar de tecnologías, pero sus aspectos físicos son similares a las baterías en el sentido de que el progreso no es una cuestión de modificar dimensiones. Un brazo robótico tiene que ser de un cierto tamaño. Estas tecnologías sólo pueden avanzar mejorando, no siendo más grandes o más pequeñas.

Una segunda clase de tecnologías mejora a medida que aumenta en tamaño. El costo de una tubería depende de su radio, pero la cantidad capaz de pasar a través de él depende del radio al cuadrado, por lo que las plantas químicas crecen más eficientemente con un aumento de tamaño. Los aviones de pasajeros - básicamente unos grandes tubos de metal - funcionan de la misma manera. He ahí la razón de la existencia del Airbus A380 con 555 asientos.

Las turbinas eólicas funcionan mejor en una escala más grande. En lugar de esforzarse en construir una gran cantidad de pequeñas turbinas en tierra, puede que tenga más sentido invertir en el desarrollo de modelos más grandes y construirlos en el mar.

La tercera clase de tecnología - los chips de computadora, el almacenamiento óptico de datos o la tecnología de secuenciación del genoma subyacente, por ejemplo - mejora a medida que se vuelve más pequeña. En pocas palabras, si se pueden reducir la altura, la anchura y la profundidad de un objeto a la mitad, entonces se pueden incluir ocho veces más del objeto en el mismo espacio.

Las tecnologías relacionadas con la informática, como la inteligencia artificial, cuentan con el mayor potencial de un rápido avance. Es más fácil imaginarse a los vehículos sin conductor rutinariamente en las carreteras en un futuro cercano - en gran medida un reto de computación - de lo que es imaginarse a los robots en el pavimento al lado de ellos. Las computadoras pueden sustituir a una gran cantidad de conductores, pero será más difícil que los robots sustituyan a los carteros.

Una lección, entonces, es que necesitamos calmarnos cuando pensemos en los androides. Pero la lección importante, a nivel de política, es que no nos podemos sentar a esperar que la innovación nos salve del cambio climático. Las tecnologías pertinentes - tales como la solar, la eólica y, sobre todo, las baterías - no tienen el potencial para un progreso exponencial. Más bien, tenemos que invertir en nuevas ideas mientras que, en este momento, usamos los impuestos sobre el carbono para promover la implementación de tecnologías verdes menos eficientes.

© 2015 MANAGEMENTSociety difundimos lo mejor del management mundial.