Estrategia Ética y RSETalentoInnovación Liderazgo Marketing Social Media                                    CONTÁCTENOS   

Está aquí: InicioSocial MediaPersonal branding: la marca personal en el mundo digital

Personal branding: la marca personal en el mundo digital

En este artículo, nos adentrarnos en el mundo digital para comprender qué hay detrás de los resultados que muestran los buscadores, cómo podemos plantear una estrategia para influir en ellos y cómo llevarla a la práctica sin ser en absoluto un gurú de la informática. EDICIÓN No 35 de octubre – noviembre de 2012

Por Pablo Melchor, CEO & Founder de Honest and Smart y profesor del Programa Superior en Marketing y Publicidad Digital y del Master in Digital Marketing del IE Business School.

 


SOBRE EL AUTOR
Pablo Melchor. Profesor del Programa Superior en Marketing y Publicidad Digital y del Master in Digital Marketing del IE Business School. Es socio en Honest&Smart, una consultora de marketing e innovación especializada en el mundo digital.


– ¿Qué miras, hijo?
Como siempre, Borja pasaba demasiado tiempo enganchado al ordenador y a Alfonso le ponía nervioso no entender a qué se dedicaba su hijo.
– Nada, papá.
– ¿Cómo que nada? –Bueno... es que... mira lo que sale en Google, cuando busco tu nombre...
Alfonso se quedó pálido al comprobar que el primer resultado que aparecía en la pantalla era ese maldito artículo que un periodista había escrito sin contrastar la información y que, infundadamente, le hacía parecer un posible cómplice en una trama de corrupción. No le acusaba de nada directamente, pero que su nombre apareciera en relación con el de los inculpados era suficiente para generar sospechas y desconfianza. Preocupado, Alfonso siguió hacia abajo por la lista de resultados, haciendo clic en ellos uno a uno. El resto de enlaces no tenían nada que ver con él: páginas personales, diarios o vídeos de otras personas con el mismo nombre (dos españoles, un mexicano y un venezolano). «¿Qué puedo hacer?», se preguntó Alfonso, agobiado y añadió: «¿cómo quito eso de ahí?».

Hasta este momento, a Alfonso, al igual que a la práctica totalidad de los directivos de su generación, no se le había pasado por la cabeza que su reputación personal pudiera verse afectada por algo que ocurriera en la Red. Siempre se había preocupado por cuidar las relaciones y era un profesional reconocido en su círculo de contactos, pero ahora se encontraba con que alguien a quien no conocía había publicado un contenido muy negativo, asociado a su nombre y en un lugar en el que cualquiera podría encontrarlo.
Peor todavía: si la mención negativa hubiera aparecido en algún periódico en papel, al día siguiente ya estaría archivada en una hemeroteca, lejos de los ojos del público en general. Sin embargo, ese artículo publicado en la Red podría ser encontrado y leído una y otra vez, ¡indefinidamente! Los casos similares al de Alfonso son bastante frecuentes, pero hay muchísimas otras formas en las que esos resultados de búsqueda pueden tener el efecto de un torpedo a la línea de flotación de nuestra marca personal: cazatalentos que, investigando a un candidato, se encuentran con las fotos de la barbacoa en la que se disfrazó de Marilyn Monroe; candidatos que encuentran críticas feroces a su posible nuevo jefe en foros que hablan de la empresa; y así un largo etcétera. ¿Se pueden evitar este tipo de situaciones? ¿Se puede hacer algo al respecto una vez que ya han ocurrido? En este artículo, nos adentrarnos en el mundo digital para comprender qué hay detrás de los resultados que muestran los buscadores, cómo podemos plantear una estrategia para influir en ellos y cómo llevarla a la práctica sin ser en absoluto un gurú de la informática.

1. Marcas, marcas, marcas
Antes de volver al caso de Alfonso, me gustaría invitarte a pensar acerca de las marcas.
El concepto de marca personal puede ser difícil de acotar y es frecuente que provoque en nosotros una reacción emocional: incertidumbre («entonces, ¿tengo que venderme?»), miedo («qué dirán»), etc. Asociar marca y persona nos cuesta. Por eso, puede ser útil olvidarnos por un momento de nosotros mismos y empezar por pensar, en cambio, en las marcas de productos y servicios. Así podremos realizar un análisis más racional que después trasladaremos al ámbito personal. Pensando ya en el mundo empresarial, lo más importante que debemos comprender es que las marcas no son lo que la empresa dice acerca de sus productos o servicios, sino lo que dice de ellos el público al que van destinados. Y no me refiero a un análisis costo-beneficio ni a un sesudo análisis de las características de los productos, sino al tipo de reacción rápida y en ocasiones incluso visceral que, como potenciales clientes o consumidores, tenemos ante el producto. Ante las marcas que nos resultan familiares, solemos reaccionar con confianza; ante las marcas desconocidas, nuestra reacción suele ser la contraria. Hay marcas de culto como Apple, y marcas que en cambio no consiguen cautivar al consumidor. ¿Cómo generan las marcas esas reacciones? Si bien es cierto que marcas como Coca-Cola se han creado a base de publicidad con el desarrollo de los medios de masas (¿qué tiene que ver el sirope azucarado y carbonatado con la felicidad?) Es un error pensar que anunciarse es la única herramienta efectiva. Pensemos por ejemplo en la Termomix. O en Zara, una marca creada en base a la localización de sus tiendas y la eficiacia de su cadena de producción y suministro, que les permite ofrecer ropa siempre a la última y a precios asequibles. Hablando del precio, la cifra que aparece en la etiqueta puede ser un elemento fundamental de la marca, tanto si se trata de un buen precio (por ejemplo Mercadona) como si se trata de un mal precio (por ejemplo Louis Vuitton y las otras marcas de artículos de lujo). Sabemos ya, por tanto, que las marcas son percepciones («qué se dice de mi, qué reacción provoco») y que existen diferentes variables y herramientas que pueden jugar un papel en la creación o el posicionamiento de una marca. Veamos cómo se aplican estos conceptos a las marcas personales y en el mundo digital.

2. ¿Qué se dice de mí?
¿Quién no tiene curiosidad por saber lo que los demás opinan y dicen acerca de él? Como seres sociales que somos, tenemos una necesidad de reconocimiento y nos miramos en el espejo de los demás. Por otro lado, necesitamos sentir que, en cierta medida, somos únicos. Cualquiera de estas dos necesidades, llevada al extremo, termina resultando perjudicial: es importante encontrar un cierto punto de equilibrio entre dejarnos llevar por las opiniones de los demás e ignorarlas completamente.
Debemos tener nuestros propios criterios, pero es necesario y enriquecedor escuchar y valorar las opiniones de otros. En nuestras interacciones cara a cara, suele ser difícil saber qué opinan de nosotros las personas que nos rodean. Los hábitos sociales nos llevan a mantener esas opiniones en secreto, aunque existen excepciones importantes.

En los entornos profesionales, por ejemplo, sí pueden existir mecanismos formales de retroalimentación o feedback que nos permiten adentrarnos en ese espacio normalmente oculto de lo que piensan los demás. Al margen de estas excepciones, existe un grupo de personas para las que el problema puede ser más bien el contrario: están sometidas permanentemente a las opiniones de amigos y enemigos, personas cercanas o completos desconocidos. Se trata de los personajes públicos, como por ejemplo los políticos, que leen y escuchan opiniones acerca de ellos a diario en prensa, radio y televisión. En otras palabras, son muy conscientes en todo momento del estado de su marca personal. Como vamos a ver a continuación, cuando nos adentramos en el mundo digital nos encontramos con un panorama bastante distinto.

3. Viviendo como personajes públicos
Casi todos nos ponemos cómodos al cruzar la puerta de casa. Por decirlo de alguna forma, estamos en bata y zapatillas. Para salir a sacar al perro, descartamos la bata pero nos ponemos algo rápido. Para ir a una reunión importante con un cliente, sin embargo, seleccionamos con más cuidado otro tipo de indumentaria. Estos cambios de aspecto no significan que seamos diferentes personas o que no seamos fieles a nuestra naturaleza. Simplemente, gestionamos y ajustamos qué parte de nosotros mismos vamos a mostrar en cada situación. Qué mostramos y qué dejamos de mostrar depende fundamentalmente de nuestras sensaciones de intimidad y anonimato.
En casa, estamos en un entorno íntimo, a salvo de la observación por parte de otros. Cuando salimos a la calle en una gran ciudad, sabemos que hemos abandonado ese espacio de intimidad, pero mantenemos la protección del anonimato. Es probable que no nos crucemos con nadie conocido y que nadie se fije en nosotros a no ser que haya en nuestro aspecto algo especialmente llamativo. En la presentación al consejero delegado o a un cliente importante, hemos perdido ya los dos niveles de protección. Somos el foco de toda la atención. Para los personajes públicos, la esfera de protección es mucho más reducida. Son observados, fotografiados y valorados continuamente. En el caso extremo de los personajes de moda de la prensa amarilla, estar en cualquier espacio público implica la posibilidad de verse rodeado por reporteros. Esa exposición, mucho mayor, implica riesgos y oportunidades. Entre los riesgos está, por ejemplo, que cualquier descuido en un espacio público puede afectar a tu imagen personal. Sin embargo, una presencia tan continua en el ámbito de lo público es también una oportunidad para posicionarse personalmente o para difundir determinados mensajes. En la Red hay varias tendencias que hacen que todos estemos a un paso de convertirnos, en cierta medida, en personajes públicos.
En primer lugar, el desarrollo de la tecnología ha hecho que desaparezcan las barreras de entrada para la publicación: cualquier persona con acceso a la Red puede colgar contenidos de forma muy sencilla y sin costo. En este escenario, es muy fácil que, incluso si tú no has publicado nunca nada, tu nombre aparezca en algún lugar.

Puede que salgas en algún listado como co-autor de aquel informe en el que participaste. O tal vez alguna empresa de directorios haya publicado tu nombre, teléfono y dirección. Además de esto, las opiniones sobre ti, que tradicionalmente no irían más allá de un grupo de compañeros de trabajo alrededor de la máquina del café, pueden ahora tener una audiencia potencial de miles o millones de personas. Puede parecer un ejercicio teórico, pero ocurre a diario en los colegios con alumnos que se burlan de los profesores conectados a la Red, en las empresas con empleados que protestan por las condiciones o por algún despido, en las comunidades de vecinos que cuestionan al administrador. En segundo lugar, los buscadores como Google han hecho que estos nuevos micro-contenidos sean encontrables: sin ellos, el chascarrillo publicado por una persona cualquiera sería como una gota de agua en el mar; con los buscadores, cualquier contenido puede subir a la superficie y ser destacado de forma clara si puede ser de interés para el usuario que ha lanzado la búsqueda. El efecto de estas dos tendencias es que, antes o después, todos vamos a tener un rastro digital público, accesible por cualquiera en cualquier momento. ¿Qué encontrará quien lo investigue? ¿Te verá en bata y zapatillas o con tu traje del trabajo? Si te gustaría poder influir en las respuestas a estas preguntas, vas a necesitar una estrategia.

4. Una estrategia para tu marca personal en la Red
Como ya comentábamos antes, en nuestra vida cotidiana estamos muy acostumbrados a gestionar qué aspecto de nosotros mismos es el que vamos a mostrar según las circunstancias. Es algo que hacemos de forma natural. Sin embargo, no estamos acostumbrados a hacer lo mismo en la Red. Por este motivo, es importante pararse a pensar antes de actuar. Así evitaremos caer en errores que podríamos haber esquivado fácilmente. Una gestión efectiva de nuestra marca personal en la
Red nos permitirá minimizar los riesgos y sacar partido de las oportunidades que nos brindan los canales digitales ¿Por dónde empezar? Toda buena estrategia parte de un análisis de la situación de partida. Aunque existen herramientas avanzadas para realizar un diagnóstico exhaustivo del estado de cualquier marca en la Red, vamos a centrarnos en una que todos conocemos y que nos permite tener una buena visión de forma muy sencilla: Google.

4.1. La situación de partida: el narcisismo digital
¿Has probado a buscar tu propio nombre en Google? Es lo que en inglés se llama narcisismo digital (egosurfing). Si no lo has hecho, deberías probarlo antes de seguir leyendo. Cada vez más, la respuesta a la pregunta: «¿quién es...?» se busca en Google, y el resultado es el que acabas de ver al probar con tu propio nombre. Tal vez hayas encontrado algo sorprendente. Tal vez hayas descubierto que en Argentina hay varias personas con las que compartes nombre. Puede que hayas visto que pareces importante, o que, simplemente, no apareces. ¿De dónde vienen los resultados que muestra Google? Google utiliza una serie de programas informáticos llamados robots para rastrear toda la Red en busca de información. Los robots se encargan de almacenar toda la información necesaria para que Google pueda mostrar sus resultados de búsqueda con la mayor velocidad posible. Cuando realizamos una búsqueda en Google, entran en juego otro
tipo de programas cuyo objetivo es recuperar la información y construir las páginas de resultados. De cara a gestionar nuestra marca personal en el entorno digital, es importante comprender cómo Google construye esas páginas.

• En primer lugar, Google utiliza una serie de algoritmos para intentar mostrar al usuario los resultados ordenados en función de su relevancia • En segundo lugar, de acuerdo con la filosofía de la búsqueda universal, el buscador intenta mostrar contenidos en diferentes formatos porque a priori no sabe qué tipo de contenido es el que mejor puede satisfacer la demanda del usuario. Puedes comprobarlo buscando por ejemplo Barack Obama verás noticias, artículos, perfiles de redes sociales (hablaremos de este concepto más adelante), fotos, vídeos, etc. En relación con la relevancia, es importante tener muy en cuenta que la clasificación de resultados de Google no se basa en la fiabilidad de las fuentes, sino en su popularidad. Un contenido absolutamente falso pero muy popular (por ejemplo, un artículo del que muchos diarios se hayan hecho eco, incluyendo enlaces al contenido original) puede aparecer perfectamente en las primeras posiciones.

4.2. La decisión: ¿cómo será la faceta digital de tu marca?
Gracias al narcisismo digital, a estas alturas deberías tener una buena idea del aspecto que tiene hoy tu marca personal en la Red. El siguiente paso es definir qué aspecto te gustaría que tuviese en el futuro. Tenemos una foto de partida pero, ¿cuál sería tu foto ideal? Tal vez hoy no aparezcas en esos resultados de búsqueda, o tal vez aparezcan un par de datos neutros y pienses que con eso es suficiente. ¿Para qué dedicar tiempo a algo que no está dando guerra? Aunque puedas pensar que no aparecer es una opción válida, en realidad es una decisión muy arriesgada. Si no optamos decididamente por decir quiénes somos, es fácil que sean otros los que nos definan, como descubrió abruptamente Alfonso, el directivo del que hablábamos al principio del capítulo.
Si descartamos la opción de no aparecer, ¿qué podemos contar acerca de nosotros? ¿Cómo podemos definirnos? Encontrar un posicionamiento diferencial no es tarea fácil. Para tener algunas referencias, puede resultarte útil estudiar algunos de los patrones más habituales:

• El experto.
El experto se labra su reputación generando contenidos en torno a una determinada temática de forma continuada. El contenido puede incluir el análisis de las tendencias y su impacto en un determinado ámbito (por ejemplo, la empresa, la sociedad en general), comentarios sobre las noticias del sector, etc. Un ejemplo muy conocido es el de Enrique Dans, cuyo diario: (www.enriquedans.com) es uno de los más populares en lengua española.

• La personalidad.
Algunas personas se han hecho un hueco en la llamada blogosfera no tanto por sus contenidos como por tener una trayectoria previa poco común y una personalidad claramente reconocible. Dos ejemplos de personalidades con marcas personales fuertes en la Red son el emprendedor
Martín Varsavsky (fundador de Jazztel, Ya.com y Fon), con su diario spanish.martinvarsavsky.net o Mark Cuban (entre otras cosas propietario del equipo de baloncesto Dallas Mavericks), que escribe en (blogmaverick.com).

• El experto o entusiasta (geek).
En el mundo digital, no pueden faltar los personajes que viven por y para la tecnología. Blogueros (bloggers) como Robert Scoble han labrado su reputación en base a hazañas como acampar a la entrada de un Apple Store en Palo Alto para ser el primero en pagar 499 dólares por un diario (iPad).

• El analista irónico.
Como contrapunto al carácter más serio del experto, existen personas que construyen su posicionamiento cuando comentan con ironía la actualidad de un sector y destacan lo llamativo y lo curioso, lo que no significa que sus conocimientos sean inferiores a los del experto. Un buen
ejemplo es el columnista de tecnología del The New York Times, David Pogue, quien realizó esta ponencia única en las prestigiosas conferencias TED: (http://j.mp/pogueted).
Como estos, existen muchos otros patrones. Replicar en cierta medida un patrón que encaje bien con quién eres puede ayudarte a empezar, sirviéndote como guía. A medio plazo, sin embargo, tanto por tu satisfacción personal como por la necesidad de diferenciarse en un mundo caracterizado por la sobrecarga informativa, deberás encontrar ese espacio que sólo tú puedes ocupar, un lugar en el que las dos dimensiones de quién eres y cómo te perciben estén alineadas y en armonía. Nuestra marca personal no tiene por qué ser estática. Al igual que las empresas pueden trabajar sobre sus marcas, tomando medidas para que sean percibidas como líderes, innovadoras, fiables, etc., nosotros podemos trabajar para moldear progresivamente nuestro posicionamiento. La palabra progresivamente es importante. Los giros de 180 grados no suelen ser creíbles y, en cualquier caso, los cambios no se pueden hacer de la noche a la mañana. Los ajustes del posicionamiento exigen una clara definición de objetivos, una hoja de ruta y, sobre todo, un trabajo continuado y consistente en la dirección trazada. Más que un destino, es un camino en el que hay que avanzar paso a paso.


4.3. El plan de acción
Muchos directivos me preguntan: ¿qué puedo hacer para controlar mi imagen en la Red? Lo cierto es que no podemos controlar nuestra imagen conectados a la Red. Sin embargo, sí podemos definir y llevar a la práctica una buena estrategia de influencia. Para entender cuáles son los elementos de una buena estrategia de influencia, y dado que la Red puede ser en ciertos aspectos una tierra de nadie, vamos a trasladarnos por unos momentos a la conquista del Oeste americano.

4.4. Hazte con un terreno
En la película Un horizonte muy lejano, Tom Cruise hace el papel de Joseph Donelly, un irlandés que emigra a Estados Unidos y, tras una temporada luchando para salir adelante en Boston y trabajando en la construcción del ferrocarril, decide partir hacia el Oeste para hacer realidad su sueño de tener tierras de su propiedad. Donelly llega al territorio de Oklahoma a tiempo de participar en uno de los célebres land runs en los que se asignaban las parcelas de un territorio inhabitado. En este caso, el criterio de asignación era el primero que llegue, lo que da lugar a escenas de acción que recogen la fiera lucha entre todo tipo de personas por conseguir las mejores parcelas.
El mundo de las marcas en la Red se asemeja a uno de estos land runs: hacerse con una marca es gratis o tiene un costo muy bajo, pero se la queda el primero que llega (al margen de que sí existan ciertos derechos de recuperación para los titulares de marcas registradas). Una vez que hayas hecho un poco de narcisismo digital para ver qué se dice de ti y para descubrir cuántos Juan Pérez hay por el mundo, el siguiente paso es hacerte con el equivalente a un buen terreno. Los terrenos pueden ser buenos o malos, según el uso que quieras darles y lo mismo ocurre en la Red.

4.5. Redes profesionales
Las redes profesionales son una forma sencilla de plantar una primera estaca en las vastas llanuras del mundo conectado a la Red. La más relevante es LinkedIn.com y la número dos es Xing.com (que sin embargo es líder en Alemania, por ejemplo). Este tipo de sitios en la Red permite, entre otras cosas, publicar un perfil: es el equivalente a publicar tu currículo en la Red. Tal vez te preguntes por qué querrías publicar tu currículo: recuerda que si no explicas quién eres, corres el riesgo de que otros lo hagan por ti. Si sólo vas a hacer una cosa, tras leer este capítulo, esa cosa debería ser crear o revisar tu perfil en LinkedIn. A Google le gustan los perfiles de LinkedIn y es frecuente que aparezcan en la primera página de resultados para las búsquedas de personas.

4.6. Dominios
Los dominios son la parte de las direcciones de sitios en la Red que sigue al www. Por ejemplo, el dominio de Yahoo! es yahoo.com. Una vez que eres el titular de un dominio, nadie más puede publicar contenidos en esa dirección (por ejemplo, sólo Yahoo! puede crear los sitios en la Red (www. yahoo.com o finanzas.yahoo.com). Si decides lanzarte a publicar algún tipo de contenido más allá de tu currículo (por ejemplo artículos, un portfolio de trabajos, si tienes una profesión creativa, entre otros), hacerlo bajo tu propio dominio dará sensación de profesionalidad. Para hacerte con la titularidad de un dominio, tendrás que pagar una tasa anual a un registrador (basta con buscar registro de dominios en Google para encontrar decenas). Los propios registradores ofrecen buscadores para comprobar si el dominio que te interesa está libre o si ya es de titularidad de alguien.
Este land run particular se está desarrollando desde hace años, así que es muy posible que juanperez.com esté cogido (lo está). No te obsesiones por esto. Puedes probar variaciones como (juan-perez.com), buscar un dominio.es o utilizar un dominio descriptivo que no tiene por qué coincidir con tu nombre. Si te interesa desarrollar tu marca personal en torno a una temática concreta, busca un dominio que refuerce ese posicionamiento. Mi diario, por ejemplo, está bajo el dominio (estrategia-digital.com).

4.7. Otros tentáculos
La Red está cambiando. Hace unos años, el uso de la Red se limitaba al correo electrónico y la navegación por sitios en la Red o páginas Web (de empresas y personas) y había poca interacción entre unos usuarios y otros. Ahora, la acción está en la Web social. Puede que todavía no veas la utilidad de Twitter, Facebook o Google Buzz, pero no te cuesta nada hacerte con un nombre de usuario por si, en lo sucesivo y a medida que vayas trabajando la faceta digital de tu marca personal, cambias de idea. Regístrate, idealmente utilizando el mismo nombre de usuario en todas partes, para reservar un pequeño hueco para tus tentáculos en este tipo de redes. Llegados a este punto, puedes darte una palmadita en la espalda: te has hecho con un terreno de tu propiedad en la Red.

4.8. Cultiva el terreno
Fantástico, ya tienes unas cuantas hectáreas. Pero, si miras de cerca, verás que el suelo es seco y que no hay más que polvo y unos pocos matorrales. De vez en cuando pasa rodando una bola de ramas enmarañadas cuando sopla el viento. No le enseñarías tu parcela a los amigos y menos aún a un desconocido. Ha llegado el momento de cultivar.

4.9. Cuida tus perfiles
Si tienes 45 años y el último trabajo que aparece en tu perfil de LinkedIn es aquella sustitución que hiciste en el verano de tu primer año en la facultad, casi es mejor que elimines el perfil. Recuerda que dedicaste un tiempo a crear tus perfiles para ser tú quien explique a los demás quién eres. Cuidar tan poco tu propia imagen no es una buena carta de presentación. Visita de vez en cuando tus perfiles para ver si hay algo que te gustaría cambiar o actualizar, y muy especialmente si cambias de trabajo, terminas un programa de formación relevante o si hay cualquier otro cambio importante en tus circunstancias profesionales.

4.10. ¿Qué tienes que decir?
Tendemos a pensar que, para poder escribir, primero hay que tener algo que decir. Pero, en cierta medida, es al revés. Forzarnos a escribir nos ayuda a a desenterrar lo que no sabíamos que podemos contar. Cada día surgen nuevas herramientas y plataformas que nos permiten compartir contenidos con los demás. Por un lado, el escenario es cada vez más complejo, pero por otro cada vez es más fácil encontrar un lugar adecuado para aquello que quieras publicar. Si hay algún tema que te interesa y que encaja bien con la marca que quieres construir, una forma fácil de empezar es seleccionar y compartir contenidos creados por otros (¡atribuyéndoles la autoría, por supuesto!). Puedes crear un diario en el que publiques enlaces a buenos artículos o vídeos sobre cualquier temática, añadiendo un breve comentario personal ¿Tienes artículos que has publicado a lo
largo de los años en un viejo ordenador personal (PC)? Súbelos también a tu diario. Para este proyecto puedes utilizar herramientas gratuitas como wordpress.com, blogger.com o posterous.com
Si te atreves a adentrarte en el mundo de las redes sociales, empieza a compartir esos enlaces en Twitter, aunque aquí ya no basta con publicar. Tendrás que establecer conexiones y relacionarte con otros usuarios. ¿Quieres saber más? Empieza por aquí: http://j.mp/twitterbasico. Si ya estás compartiendo cosas interesantes, ¿por qué no dar el paso de escribir tu propio contenido original? Ponte a escribir. Seguro que tienes algo que aportar.

4.11. Asegúrate de aparecer en el mapa
Después de todo tu esfuerzo para crear contenidos originales, sería una verdadera pena que nadie los encontrara. Por poner un ejemplo: todos los meses se hacen una media de 22.200 búsquedas en Google de las palabras «electricista-Madrid». Aparecer o no entre los primeros resultados de búsqueda puede tener un impacto muy importante en el negocio de cualquier electricista de la zona. Si te decides a crear tu propio contenido, asegúrate de publicarlo en una plataforma bien optimizada para buscadores, como las que mencionaba en el anterior apartado. Y si quieres dar una vuelta de tuerca adicional a tu encontrabilidad, aprende algo más acerca de la optimización para buscadores o Search Engine Optimization (SEO). ¿Cómo? Puedes empezar por buscar en Google “aprender seo”.

4.12. Sé constante y evalúa tus resultados
Si has llegado hasta este punto, estarás en la dirección adecuada para construir, poco a poco, la faceta digital de tu marca personal. Al mismo tiempo, si alimentas a Google con buenos contenidos, estarás protegiéndote de la amenaza potencial de los contenidos negativos que puedan aparecer en el futuro. Sólo faltan dos cosas más: sé constante y evalúa tus resultados. Si lo haces, conseguirás que la Red sea una motor importante para tu marca personal.

4.13. La marca personal en el ámbito de la empresa
Para concluir este artículo, vamos a hablar brevemente de las marcas personales en el contexto de la empresa. En función de cuál sea tu ocupación, es posible que tu propio nombre sea tu única marca. Pero existen varios escenarios en los que tu nombre deberá convivir con otras marcas. Esas otras marcas pueden ser también marcas personales, como en el caso de los profesionales independientes que utilizan un nombre comercial: es el caso por ejemplo de Andrés Pérez, co-autor de este libro, que ha convertido marca propia (www.marcapropia.net) en la referencia del posicionamiento de la marca personal o reputación en España. O pueden ser marcas sobre las que no puedas ejercer el control: si trabajas por cuenta ajena, tu marca personal deberá convivir con la marca de tu empleador (pensemos en todos los empleados por cuenta ajena que publican contenidos relacionados con su trabajo).

La convivencia entre marcas siempre es un reto pero, si se gestiona adecuadamente, puede generar sinergias y un efecto de amplificación que beneficie a todas las marcas. Si utilizas varias marcas de un modo personal, deberás cuidar el alineamiento entre todas ellas: se trata de que unas aporten a las otras y no de trabajar en direcciones incompatibles. En el ámbito de la empresa, las marcas personales tienen especial relevancia en los negocios de servicios profesionales basados en el conocimiento o en la generación de propiedad intelectual. Un buen ejemplo es el de Forrester Research, dedicada a la investigación de mercados para directivos de mercadología (marketing) y tecnología. El éxito de Forrester se basa en gran medida en el prestigio de sus analistas (los responsables de cada informe de investigación) quienes, además de analizar las tendencias del mercado, recomiendan a los clientes de Forrester qué hacer a la luz de los resultados. Siendo Forrester una empresa que se mueve en la confluencia entre la tecnología y la mercadología o marketing, era inevitable que muchos de los analistas comenzaran a crear sus propios diarios personales. A su vez, Forrester contrató como analistas a algunas personas que habían labrado su reputación en gran parte gracias a sus diariospersonales, como es el caso de Jeremiah Owyang (www.web-strategist.com). La sinergia entre la marca Forrester y las marcas personales de sus analistas ha sido vital a lo largo de esta década, pero era inevitable que, antes o después, se plantearan preguntas importantes, como qué ocurre cuando el analista está comentando en su diario personal los mismos temas que constituyen el eje de la actividad de Forrester. Dar cobertura a las investigaciones recientes o en curso puede generar más ventas de informes, pero es lógico que Forrester quiera que la fuente de información sea su propio sitio en la Red y no los diarios personales de cada analista. Tras un período de reflexión y discusiones internas, Forrester anunció en febrero de 2010 la creación de la infraestructura necesaria para que cada uno de sus analistas tuviera su propio diario pero bajo el paraguas de Forrester. En un buen ejercicio de relaciones públicas, muchos de los analistas que tenían diarios personales fuera de la empresa anunciaron la medida y su apoyo a la misma en dichos diarios. En años venideros, será frecuente que las grandes empresas, y especialmente aquellas cuyo negocio se base en la propiedad intelectual, formalicen políticas para regular la relación entre la marca de la empresa y
las marcas personales de sus empleados: el objetivo siempre debería ser maximizar las sinergias, pero dentro de un marco definido que deje claras las reglas del juego para todas las partes.

Fuente: Libro “PERSONAL BRANDING.…hacia la excelencia y la empleabilidad por la marca personal”.

© 2015 MANAGEMENTSociety difundimos lo mejor del management mundial.